Detectan fosfina en Venus, un posible indicio de vida en el planeta.

Investigadores de Japón, Reino Unido y EE.UU. detectaron fosfina en la atmósfera de Venus, el cual es un gas que en la Tierra se produce principalmente por fuentes biológicas y que podría ser un indicador de vida en el planeta. 

Los astrónomos han especulado durante décadas con la posible existencia de estos microorganismos en las nubes altas de Venus, de ser así estos flotarían libres de la superficie abrasadora pero que necesitarían de una muy alta tolerancia a la acidez que hay en el planeta. La nueva investigación, publicada hoy en la revista Nature Astronomy , podría apuntar a tal vida “aérea” extraterrestre.

“Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, ¡fue un shock!”, afirma en un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) la responsable del equipo, Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido). Estas primeras observaciones fueron llevadas a cabo en el año 2017 mediante el Telescopio James Clerk Maxwell, situado en Hawai.

El equipo de investigadores internacionales, estimó a partir de las marcas obtenidas en los espectros que la fosfina existe en las nubes de Venus en una concentración muy pequeña, sólo una veintena de moléculas por cada mil millones. A partir de aquí, realizaron cálculos para ver si estas cantidades podrían provenir de procesos naturales no biológicos en el planeta. Algunas posibles explicaciones para su presencia incluían rayos, volcanes o minúsculos meteoritos, pero ninguna de estas fuentes podría generar la cantidad suficiente.

“Si ningún proceso químico conocido puede explicar la fosfina en la atmósfera superior de Venus, entonces debe producirse mediante un proceso que antes no se consideraba plausible para las condiciones de Venus. Esto podría ser fotoquímica o geoquímica desconocidas, o posiblemente vida”, explican los autores en el artículo.

Para la producción de este gas, compuesto por tres átomos de hidrógeno y un átomo de fósforo, las bacterias de nuestro planeta toman fosfato de minerales o de material biológico a los que añaden el hidrógeno. Probablemente, cualquier organismo de Venus sería muy diferente a sus primos terrestres, pero también podrían ser la fuente de la fosfina detectada en la atmósfera.

Aún así cabe destacar que no es la primera vez que se detecta fosfina fuera de la Tierra, ya que también se ha hallado en Júpiter y Saturno, además la detección de fosfina no es una evidencia sólida de vida microbiana y solo indica procesos geológicos o químicos probablemente desconocidos que ocurren en el planeta más caliente del sistema solar, o sea, venus, para saber más de eso, se necesitan más observaciones.

Periodista: María Paula Cortés
Fuente: La Vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

R
Y
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial