ENEL-EMGESA HA RETIRADO MÁS DE 22.300 TONELADAS DE RESIDUOS DEL RÍO BOGOTÁ

Las labores de limpieza han permitido eliminar los residuos y el buchón sobre la cuenca del río, beneficiando a las familias ubicadas aguas abajo de la compuerta Alicachín en los municipios de Soacha, Tequendama y El Colegio.

• En 2020, se extrajeron 4.348 toneladas de residuos sólidos del río, de las cuales 2.848 fueron dispuestas, para su manejo o aprovechamiento.

• La compañía ha plantado 2.850 árboles en zonas estratégicas de la cuenca media del río Bogotá, y espera plantar 12.000 árboles más en los próximos 5 años, en predios de interés ecológico.

Bogotá, 12 de mayo de 2021. Los resultados del plan de limpieza del río Bogotá, que adelanta Enel-Emgesa desde hace unos 5 años, son contundentes. En ese período, se ha realizado el retiro y disposición final de 22.362 toneladas de residuos que llegan a la zona de influencia de este cauce. Este proceso ha evitado que los desechos continúen por la cuenca baja y lleguen al río Magdalena, permitiendo el aprovechamiento para cultivos en el trayecto que recorre el río Bogotá, aguas abajo de la compuerta Alicachín.

El proceso de extracción de residuos del río Bogotá inicia aguas arriba de la Estación de Bombeo Muña, en la bocatoma Charquito. En este punto, gracias al desnivel que se construyó, se puede retirar por medios mecánicos gran parte de los residuos y del buchón que allí se depositan, a los cuales se les realiza un tratamiento de deshidratación y secado para que puedan ir al sitio de disposición final.

Los principales desechos que se extraen del río son la maleza acuática conocida como buchón, que no permite ver el espejo de agua, seguida de bolsas plásticas, envases PET, llantas usadas, empaques de alimentos y chatarra.

“El río Bogotá es muy importante para el país, pues allí se genera entre el 6% al 7% de la energía para abastecer la demanda nacional, y es el principal eje de ordenamiento territorial de Bogotá. Desde Enel-Emgesa reiteramos nuestro compromiso con su recuperación y con la restauración de zonas estratégicas de su cuenca media”, señaló Eugenio Calderón, gerente de Power Generation de Enel- Emgesa.

La empresa desarrolló el “Plan de vida Muña 2000”, con el que se retiraron más de 570.000 toneladas de buchón del embalse, dejando limpio el espejo del agua en el Muña. El proyecto requirió una inversión superior a $30.000 millones de pesos, y mejoró significativamente la condición ambiental del embalse y la calidad de vida de los habitantes de Sibaté y Soacha.

Paralelamente al plan de recuperación del río, se ejecuta el plan de restauración de la cuenca, con el que la compañía ha plantado 2.850 árboles en zonas estratégicas, como el sector Charquito del municipio de Soacha, la vereda Santivar alto, en San Antonio del Tequendama y el sector Bocatoma Salto Tequendama. Se espera que este proceso se extienda por los próximos 5 años, donde la meta será plantar un total de12.000 árboles en predios de interés ecológico y de influencia de esta arteria fluvial.

Los beneficios de las labores de recuperación del río han permitido, además de eliminar los residuos y el buchón sobre el espejo de agua, recuperar y conservar la fauna y la flora en el ecosistema natural. Además, han beneficiado a las comunidades ubicadas aguas abajo de la compuerta Alicachín en los municipios de Soacha, Tequendama y El Colegio.

Un ejemplo de los aportes ambientales es el avistamiento de aves características de la zona del río Bogotá. Desde 2019 se han registrado 51 especies de avifauna en el embalse de Muña, como el Gavilán Collarejo, el Currucutú Común, el Colibrí Cometa, y peces como el Capitán de la Sabana y Guapucha. “Encontrar estas especies en el embalse de Muña, es un indicador de que las actividades desarrolladas han mejorado la calidad del agua y del entorno”, concluyó Eugenio Calderón.

Trabajando con las comunidades sobre la importancia de la cuenca

La Compañía cuenta con un programa de educación ambiental con el que busca generar consciencia de la importancia del Río para las comunidades, sus afluentes y su entorno natural. A lo largo de su implementación, se han capacitado más 300 personas y sus familias entre líderes ambientales, miembros de juntas de acción comunal, acueductos veredales, jóvenes y niños.

Adicionalmente, los municipios de San Antonio del Tequendama, Sibaté y Soacha hacen parte de un proyecto de prácticas de revegetalización y restauración ecológica, como también de sensibilización frente al cuidado y uso eficiente del recurso hídrico. Enel-Emgesa ha establecido 3 viveros comunitarios, y más de 230 huertas caseras; además se han entregado más de 16.000 plántulas de diferentes especies y alrededor de 100 Kg de semillas en promedio en el año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

R
Y
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial