Otro fracaso como anfitriones: Colombia y un triste historial de incumplimiento.

Ayer, la FCF añadió otro torneo de selecciones en la categoría absoluta en el cual se posiciona como organizador y tiempo después termina declinando por sus problemáticas sociales.

Es histórico que Colombia haya perdido la organización de la Copa América 2021 que realizaría en compañía de Argentina, aunque no es la primera vez que el país pierde un evento de tal magnitud. Para 1986 La FIFA había designado a la nación como sede para jugar La Copa Mundial de Fútbol. Sin embargo, el 25 de octubre de 1982, el presidente de la época Belisario Betancur le anunciaba al mundo que el país no sería sede del torneo mundialista, la razón fue la imposibilidad de cumplir las exigencias para la organización del evento deportivo, dentro de las cuales destacaban: estadios con capacidad de 60 80 mil espectadores, carreteras y redes de ferrocarril para comunicar a todas las ciudades sede, aeropuertos de nivel internacional en cada sede y complejos de telecomunicaciones.

Todo lo anterior sumado a la situación social que atravesaba el país en medio del auge de las guerrillas, la constante lucha del Estado contra las organizaciones dedicadas al narcotráfico planteaba la necesidad para realizar inversiones en aspectos de mayor trascendencia, 35 años después la historia no es muy diferente.

 La nación atraviesa por un momento social bastante complicado; más de 3 semanas de manifestaciones por parte de la población debido a las políticas y reformas impulsadas por el gobierno y con las cuales se perjudicaba ampliamente a la clase media, una pandemia global en la cual los mandatarios no han encontrado las medidas acertadas para manejarla y ha causado una seria desconfianza por parte de la ciudadanía hacia el gobierno de turno.

La Copa América 2021, que se realizaría en el país entregaba una posibilidad para que el país eliminara los estigmas del pasado, los cuales se forjaron con la no realización del torneo mundial del 86 y con el torneo continental del 2001 que, aunque se llevó a cabo estuvo en duda hasta último momento. Colombia ayer logró ser el primer país en la historia que renuncia después de ser confirmado como organizador de las dos competencias más importantes a nivel de selecciones de futbol.

Aunque parezca lamentable, la declinación forzada de la federación y el gobierno como organizadores del torneo es lo mejor para el país. Es claro para la mayoría de la población que más allá de ser una nación futbolera, en este momento prima la agenda de cambio social y las luchas colectivas que se han puesto en evidencia durante el ultimo tiempo.

Jhon Sandoval Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

R
Y
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial