Colombia en la incertidumbre

El país se encuentra en una profunda crisis e incertidumbre luego de que ya se cumplen 26 días del Paro Nacional.

Luego de los logros alcanzados durante las jornadas de protestas como la ciada de  los proyectos de ley a la reforma tributaria y la reforma a la salud, los bloqueos, enfrentamientos, abuso de autoridad, vandalismo se están convirtiendo en una constante.

Las críticas contra el gobierno Duque siguen en aumento, en las que un sector del gobierno está confundiendo la protesta pacífica e inconformismo con el vandalismo, lo que ha llevado a que la fuerza pública ataque a ciudadanos quienes llevan la protesta sin ningún ataque o quedan en medio de los enfrentamientos. A estos hechos se añade las acusaciones contra la policía y el ESMAD por actos de violencia,ataques por parte de otros ciudadanos a los manifestantes, estigmatización y acusaciones a sectores políticos de oposición.

Ivan Duque sigue sin encontrar las prioridades en su administración, sin lograr un acuerdo entre el comité del Paro Nacional, apoyar a la fuerza pública a pesar de las denuncias que ya llegan a instancias internacionales; la bancada de su gobierno y su partido con mayoría en el congreso parece desconectada de la realidad colombiana, con soluciones cuestionables, acusaciones infundadas y una lucha contra el fantasma del socialismo que deja de lado las problemáticas de un país ‘machacado’ por la violencia. 

Los ciudadanos están inconformes y esperan una pronta solución, se orienten las prioridades de gobierno, además de que se responda a las necesidades de los colombianos. El país sigue envuelto en conflicto armado con territorios controlados por algunos frentes guerrilleros, lugares en los que parece tener una ausencia del Estado, la poca protección brindada a líderes sociales y las masacres que ya tienen cifras alarmantes de acuerdo a Indepaz.

La situación actual es una suma de hechos que cada vez va en incremento, inconformismo que va llenando un cansado pueblo, que nuevamente los cita a las calles, el desempleo, la falta de garantías para el trabajo digno, la corrupción, el poco acceso a la educación y ahora las acciones tardías del gobierno frente al coronavirus, conlleva a un estallido de indignación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

R
Y
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial